Inspirados en los estudiantes del IPN que han ganado olimpiadas internacionales de robótica, los partidos políticos optarán, como último recurso, mandar construir entes mecatrónicos de tecnología exponencial para convencer al votante de sus bondades en las elecciones del 7 de junio.