Our Blog

1Aheath_ledger_

 

La muerte tiene extraños caminos. Pero a final de cuentas es lo único que tenemos seguro en esta vida. Nacemos y enseguida comenzamos a morir. Unos antes, otros después, unos cuantos en la fama y el reconocimiento mundial y otros tantos en la ignominia total. Sin embargo, para la mayoría sería preferible morir siendo famoso y que todo mundo te recuerde por la película, el libro, la canción o la obra de arte que hiciste en vida, antes de que la muerte te alcance por cuestiones naturales, enfermedades como el cáncer o un paro al corazón, en accidentes automovilísticos o avionazos,  aunque muchas veces una mala acción borra todas esas cosas significativas o espectaculares que te identificaron y dejaron tu huella en el universo.

 

Los excesos en todo: drogas, alcohol, sexo y fama pueden ser contraproducentes si tomamos en cuenta que no son pocos los que han sucumbido ante la tentación de experimentar y sobrepasar ese límite que divide tu existencia de un pase sin escalas al otro mundo. Y sin saber como o cuando detenerse, en unos segundos esa dosis extra de licor, pasón, medicina o adrenalina conduce al fatídico final. Final que la mayoría prefiere entonces conseguir de una manera común y normal detrás de su anonimidad.

 

La fama bien puede ser un motivo para la mortalidad (e inmortalidad). La vida glamorosa llena de alfombras rojas, pasarelas y eventos chic no es tan fácil como todos creerían. Las constantes presiones y sobrecarga de trabajo, el asedio terrible de fans, medios y sobretodo paparazzis ha llevado a muchos actores y actrices a refugiarse cual ermitaños y evitar cualquier tipo de contacto, que provoca en ellos crisis y enfermedades que los empuja a un abismo incierto tomando pastillas compulsivamente para evadir o distorsionar la realidad, una especie de Pills Club o Club de las Pastillas.

 

Tal es el caso del actor australiano Heath Ledger que se convirtiera en ídolo de quinceañeras con la cinta Corazón de Caballero (A Knight´s Tale, Brian Helgeland, 2001) que obtuvo una nominación a los premios Oscar por su controvertido papel en Secreto en la Montaña (Brokeback Mountain,  Ang Lee, 2005) y que fuera encontrado muerto en su departamento en Nueva York un 22 de enero de 2008 “en extrañas condiciones” (las autoridades policiales siempre tienen esa explicación-justificación de los hechos que no pueden o no quieren esclarecer…) pero finalmente se dijo que fue por una supuesta sobredosis de medicamentos preescritos,  su familia aseguró que habría sido accidental, aunque meses antes había intentado suicidarse después de separarse de su pareja sentimental, con la que tenía una hija de entonces dos años. Un amigo cercano mencionó que la condición de Ledger era muy miserable  por lo que ya veían venir el fatídico suceso lo cual no era una casualidad. Y eso que dicen que en la vida no hay casualidades pero si extrañas coincidencias.

 

Otro famoso oriundo de Australia (como Heath) el cantante de la banda INXS, Michael Hutchence nació el mismo día de la muerte de Ledger, 22 de enero pero años antes en 1960, y murió por hipoxifilia o asfixia erótica, la cual es una práctica que consiste en la búsqueda del placer a través de la disminución de la respiración durante una relación sexual o masturbación (otro que, como a David Carradine al parecer le gustaba practicarla)  aunque como Ledger, su muerte no fue aclarada del todo cuando su cuerpo desnudo fue hallado en el Hotel Ritz-Carlton de Sidney el 22 de noviembre de 1997.  La misma fecha del asesinato del presidente John Fitzgerald Kennedy pero en 1963. Apenas un año antes el 19 de mayo durante una celebración de su cumpleaños en el Madison Square Garden de Nueva York, con un casi transparente vestido y más de dos mil quinientos cristales incrustados, una voz sensual le cantaba la tradicional melodía del Happy Birthday añadiendo la frase “Mister President”, era la voz de una sex symbol de aquella época: Marilyn Monroe.

 

Pero he aquí otras coincidencias: La viuda de Ledger, Michelle Williams, obtuvo una nominación al Oscar (como Ledger) por su personificación en la cinta Mi semana con Marilyn (My week with Marilyn, Simon Curtis, 2011) de la famosa rubia quien muriera el 5 de agosto de 1962 también en “extrañas condiciones” aunque finalmente se dijo que también habría sido por sobredosis de pastillas (como Ledger) o tal vez víctima de los deseos sexuales de los Kennedy, debido a los rumores de orgías realizadas  en la habitación de un lujoso hotel en Nueva York, y la aventura amorosa que JFK tuvo con la actriz, aunque recientemente fue revelado que la misma Marilyn antes lo confesó a Jackie Kennedy quien muriera en Nueva York (otra vez la Gran Manzana) un 19 de mayo de 1994, treinta y dos años después de aquella memorable interpretación del Happy Birthday  que hicieron que el Presidente contestara: “Ahora puedo retirarme ya que me han cantado esta canción de una manera tan amorosa”.

 

Finalmente no deja de sorprender que esta sea también la misma historia de idilio secreto entre el interprete del Joker, cuyo diario para personificar al villano antagónico de Batman fue dado a conocer recientemente,  y la chica de Disney, Lindsay Lohan, quien tenía un diario también donde escribió al momento en que el actor de The Dark Knight murió, confesando que estaba enamorada de él, lo cual fue revelado también por una revista del corazón. Y es la misma Lohan otra actriz que se ha salvado en innumerables ocasiones de varios escándalos de alcohol y drogas que la han llevado a rehabilitación, formando parte del Almost Club o de los Ya Casi. Verdad o no, como siempre en estos casos quedará la duda de lo que realmente sucedió. Pero en estos entornos de la farándula y la mortalidad aun hay más coincidencias.

 

admin

So, what do you think ?